• 1 de marzo de 2024

Ariadna Ayala Camarillo: del fracaso a la impunidad

Por Claudio De la Llata

Tras unos meses, la presidenta municipal de Atlixco de las flores, Ariadna Ayala Camarillo, ha mostrado sobradamente, su limitada capacidad, de lograr eficiencia en la administración municipal; y la curva de aprendizaje, parece algo improbable que la mejore con eficiencia y pulcritud, ante los evidentes yerros y corruptelas que acompañan sus decisiones gubernamentales.

Hay que decir por principio, que su poca sensibilidad, para lograr dilucidar la vocación económica del municipio; propició que los trabajos de promoción turística y de adecuación de los escenarios (versus “villa iluminada”), provocaron que todo fuera tomado como un fiasco por los paseantes, acostumbrados a ver una “villa iluminada” espectacular y lucidora, encontrándose con una atracción ramplona y pobre, aduciendo como pretexto a su fracaso en este segmento, a los presuntamente necesarios ahorros administrativos, que sólo condujeron a una pírrica y pobre afluencia turística; todo gracias a s tesorero, consejero, consultor, gurü, mozo de estoques y ballet, Francisco García…

Igualmente pasó, con algunas compras de equipos de cómputo, con los insumos y consumibles, con las gasolinas, y los moches en la obra pública, evidentes por la falta de calidad en la infraestructura edificada, y con un mantenimiento de las calles de Atlixco prácticamente inexistente, al grado de que quien esto escribe viajó a esa populosa urbe, y me pude percatar, luego de caer en dos baches infames, rumbo al mercado municipal que por poco nos dejan sin suspensión del vehículo en el que nos transportábamos; por lo que si se puede ver u bache de esas características a tres calles del zócalo, que se puede esperar de las juntas auxiliares.

Además de ello, los pobladores le comentaron a quien esto escribe, que la conducta pichicata y cuenta chiles del tesorero raya en la inoperatividad y estulticia galopantes; que además de ello, y por si fuera poco, su arrogancia no tiene límites, y su conducta poco amable y desprovista de humildad, raya en el despotismo inaudito, a un hombre que lo mismo cancela facturas de viáticos, que facturas de obra pública licitada; todo lo anterior con una escenografía gubernamental, en la que finge que ahorra, y no ahorra nada; finge que opera, y todo lo echa a perder; y finge que actúa con honestidad, y desgraciadamente es uno de los 47 personajes poblanos que lo siguen de cerca en la UIF (unidad de Inteligencia Financiera de la secretaría de hacienda y crédito público), sin que este personaje de la picaresca política de Atlixco lo haya notado siquiera.

Justo por lo anterior caben las cinco interrogantes:

1.- ¿Sabrá Ariadna Ayala Camarillo, que ya se le acabó el veinte y que la ciudadanía de Atlixco le exige que ya incremente el turismo y la seguridad pública?

2.- ¿Sabrá la munícipe de marras que su tesorero riega el tepache con todo y jícamas todos los días y a todas horas?

3.- ¿Sabrá Ariadna Ayala que hay un regidor de MORENA en su ayuntamiento, se la vive en todos los antros, piqueras, bares, lady´s bistro bares, pulquerías, cantinas, botaneros y prostíbulos embriagándose y contando toda clase de infidencias, que ponen al descubierto su ineficiente ayuntamiento?

4.- ¿sabrá de la pésima imagen pública de su tesorero, cuyo mejor adjetivo calificativo cualitativo es que es un zoquete, y que además le dicen “el rey de los cochupos”?

5.- ¿Sabrá Ariadna Ayala, que todo Atlixco sabe que su sobrina Alitzel Jassamyn Salazar, es la directora de operación de infraestructura del SOAPAMA, (organismo operador del agua); y que todos ya se dieron cuenta que la está perfilando como directora de dicha instancia desconcentrada del municipio? ¿no es acaso eso un conflicto de interés?

Por lo anterior, sería tal vez muy importante que hiciera un profundo examen de conciencia y pueda ponerse a estudiar, toda vez que su doctorado en derecho no le ha permitido interpretar bien la ley orgánica municipal, ya que tuerce las leyes, en vez de respetarlas, equivocó la misión de un presidente municipal ya que entre otras cosas, su hermana Yesica Ayala, del portal “contextos” y corresponsal del periódico Cambio, presuntamente cobra 25 mil pesos al mes (dicen que a veces suele cobrar más que eso), y que eso sin duda es un conflicto de interés, enmascarado con una treta de lo más infantil, pues supuestamente cobra través de una comercializadora.

Finalmente hay que destacar que Ariadna Ayala, todavía tiene la oportunidad de corregir el rubo, de lo contrario; tal vez después… sea demasiado tarde.

Leer Anterior

LOS TRAPITOS AL SOL DE ARIADNA AYALA EN ATLIXCO.

Leer Siguiente

Registran Atlixco y la mixteca poblana más de 200 denuncias en agresiones contra mujeres en un año: Seguridad Nacional

Traslate »
The Puebla Times