• 16 de junio de 2024

El fin de las complacencias y la hora de la verdad

Por Claudio De la Llata

Para nadie es un secreto, que luego de la terrible coyuntura de la pandemia, los poblanos y los mexicanos, estaremos inmersos en la problemática de las elecciones en 2021 y por ello, los actores políticos buscarán sacar provecho de todo cuanto hay para posicionarse de cara a los próximos comicios, valiéndose de cualquier cosa para lograr su cometido.

En ésta dinámica, hay quienes piensan que podrán tapar el sol con un dedo y lograr la candidatura a la presidencia municipal de la capital del estado, como el caso de Alejandro Carvajal Hidalgo, quien pretende inútilmente ser el candidato a la presidencia municipal de la ciudad de Puebla por MORENA, olvidándose de sus asunto legales pasados y que le pueden revivir de seguir en ese empeño, y que Alfonso Ramírez Cuellar no le va a poder sostener en esos afanes, por muy su amigo que sea.

Igualmente vemos a Claudia Rivera Vivanco errar en el proósito de su reelección y en la designación de su nueva directora de comunicación social; Magaly Herrera, quien de plano está que no ata ni desata… en lo sumo es como dijeran en mi casa una buena para nada, obstinada en destruir las pocas alianzas que ha dejado Rafael Quiroz Corona, que salió porque de plano nunca pudo entender exactamente qué era lo que querían del mismo, y ahora labora directamente en la oficina de la presidencia haciendo cosas varias.

También vemos desde la oscuridad a Fernando Manzanilla Prieto, soltar datos a su pluma preferida (Rodolfo Ruíz), para tratar de evidenciar a la administración estatal en cosas varias, en las que cabe destacar que hay algunos datos valiosos publicados por Rodolfo Ruíz en su columna, como el hecho inocultable, de que Marcelo García Almaguer fue señalado por la regidora del municipio de Atlixco, Julieta Camacho en su declaración ministerial, de haberle dado dinero para que con un propósito claro electoral, el hoy diputado independiente, hiciera labor política, acusándolo de haber recibido fuertes cantidades de efectivo, de las manos de quien tuviera una relación sentimental con el innombrable Castañón Herrero.

Pero por otro lado, el amanuense de Fernando Manzanilla, también suelta uno que otro gazapo, digno de la comicidad involuntaria, en el que señala falsamente cosas que dan risa, y que no son más que parte de los vuelos interestelares de su loca imaginación, como el hecho en el que señala a un clérigo católico del municipio de Huejotzingo, a quien le atribuye la dotación de una notaría, por la que señala falsamente un supuesto tráfico de influencias del sacerdote con el consultor jurídico del estado, el doctor Ricardo Velázquez Cruz; hecho totalmente falso que únicamente busca desprestigiar al doctor Velázquez, por cuenta de Fernando Manzanilla, por lo que es recomendable, que no publique lo que no tenga documentación probatoria, pues podría estar en vías de ser denunciado penalmente por las calumnias vertidas en dicha columna, cuyo remitente es el ex cuñado incómodo, sabido por todos y un secreto a voces.

Leer Anterior

Hay tres personas identificadas por incitar linchamiento en Tlacotepec, señala gobernador

Leer Siguiente

Pese a señalamientos por nexos con Castañón, Genoveva Huerta obtiene amparo para evitar detención

Traslate »
The Puebla Times