• 27 de mayo de 2024

Muere el octavo preso sentenciado a muerte por complicaciones de Covid-19

John Beames, de 67 años que asesinó a una menor y fue sentenciado a muerte, falleció con síntomas de covid-19 el pasado martes 21 de julio en un hospital fuera de la Prisión Estatal de San Quintín, en California, reportó el departamento de correcciones y rehabilitación.

Sentenciado en 1955 a la pena capital, tras ser declarado culpable del homicidio de la hija de su novia, una bebé de apenas 15 meses, falleció por un golpe en el abdomen que casi partió su hígado, Beames es el octavo deceso de los condenados a pena de muerte.

Para frenar la propagación de los contagios en los centros penitenciarios de California, se liberaron hasta 8.000 presos con delitos menores, pero los casos siguen subiendo con 120 nuevas infecciones en las últimas dos semanas, y un total de más de 2 mil casos, según datos oficiales.

Leer Anterior

Pese a advertencias, padres nombran a su hijo Lucifer

Leer Siguiente

En plena pandemia por Covid-19, en México hay riesgo sanitario por dengue, zika y chikunguña

Traslate »
The Puebla Times